EL TRABAJO EN BODEGA

PRESENTACIÓN Y EMBALAJE






La presentación y el embalaje del vino constituyen una operación complementaria al embotellado y que tiene lugar inmediatamente después de éste o algo más tarde, en el caso de embalajes especiales.







La reglamentación al respecto y la información que es obligatorio mencionar difiere notablemente de un país a otro y a veces incluso de un estado a otro dentro del mismo país, como es el caso de Estados Unidos. Como medida de seguridad, en Château Haut-Brion, la información sobre el nombre del vino, la denominación y la cosecha figura siempre:

  • en los tapones,
  • en las cápsulas,
  • en las etiquetas,
  • en las cajas.

Algunas referencias, como el contenido, figuran en centilitros en los países de la Unión Europea y en mililitros en Estados Unidos. Además, algunas informaciones sobre el expedidor y el importador son obligatorias en Estados Unidos, así como el color del vino y si tiene burbujas o no. También debe figurar el contenido y la gradación alcohólica en porcentaje de volumen.

Toda esta información requiere una presentación apropiada y adaptada para cada país, lo que por lo general obliga a realizar por separado el embotellado y el embalaje.

Las botellas son embaladas en cajas. Las cajas normales contienen 12 unidades en el caso de las botellas, 6 unidades en el caso de las botellas mágnum y 24 unidades para las botellas pequeñas (media botella. En definitiva todas las cajas contienen la misma cantidad de vino: 9 litros.

En la actualidad, los envases más grandes, Jéroboam, Impériale y Salmanazar se embalan en cajas individuales. De forma excepcional, pueden utilizarse cajas diferentes a las indicadas anteriormente: de 6 unidades para las botellas, de 3 unidades para las botellas mágnum y una caja doble para las mágnum doble. Estas cajas de contenido más reducido son cada vez más solicitadas por los clientes.

La caja de madera si permanece cerrada constituye un buen aislante térmico ante los cambios bruscos de temperatura. Por ello, es recomendable dejar los vinos en las cajas si no se dispone de un local fresco o de un armario refrigerado para su conservación.