CURSO DE CATA

FASE VISUAL

La vista es, sin duda, el primer sentido implicado en la cata.

Las sensaciones visuales se refieren principalmente a:

- la limpidez o transparencia (brillantez, enturbamiento)

- el color (su intensidad y su matiz o tonalidad)

La apariencia externa del vino facilita además otras informaciones, tales como:

- fluidez

- desprendimiento de gas carbónico

- fenómenos de capilaridad sobre las paredes de la copa

- etc.

La limpidez

El vino nace turbio, llevando residuos de tejidos de uvas y elementos extraños resultantes de las reacciones internas de floculación, cristalización y restos de microorganismos. Con el tiempo, y por simple suspensión, los vinos van limpiándose, pero jamás se hacen brillantes del todo.

El examen se realiza poniendo la copa delante de una fuente de luz blanca, o sobre un fondo blanco.

La limpidez de un vino se define, por tanto, como la ausencia de enturbiamiento.



Adjetivos calificativos para definir la Limpidez

Brillante

Límpido

Transparente

Cenagoso

Turbio

Velado

Opalescente

Opaco

Apagado

Deslustrado

Nuboso

Quebrado

Plomizo

Mate

Revuelto

Lechoso

Manchado



Hay que distinguir entre enturbiamiento, palabra que se aplica a la totalidad de las partículas en suspensión , y la turbidez, que es el fenómeno óptico provocado por la presencia de esas partículas, mas concretamente por el efecto de difusión de la luz.

La mayoría de las precipitaciones en el vino son materia colorante que el vino va perdiendo con los años (posos) y las sales (cristales) llamadas tartratos y bitartratos.

Para eliminar estas precipitaciones, que en ningún momento indica deterioro del vino se debe de proceder a la técnica de la DECANTACIÓN.



El color

El color, evidentemente, depende de la variedad de uva, de los procesos de elaboración y de la edad del vino. Por el color los vinos se clasifican en blancos, rosados y tintos.

El examen del color del vino se hace sobre un fondo blanco.

En esta percepción es muy importante la cantidad de vino que se deposita en la copa. Cuando se quieren comparar diferentes colores de vino, se deben presentar en copas idénticas, llenas hasta el mismo nivel. Normalmente un cuarto de la copa.

La intensidad del color se expresa mediante una serie de apelativos sencillos tales como:

Casi siempre se nombra la capa de color de la siguiente manera: capa alta, media, media alta , media baja, baja, falta de capa. Pálido, Intenso, Ligero, Profundo, Claro, Nítido, Débil, Cubierto, Vivo, Fuerte, Fresco, Oscuro, Muerto, Apagado, etc.

Cuanto más oscuro sea un vino tinto más vida tendrá si fuese claro el vino no gozara de suficiente soporte para tener una guarda. Los vinos blancos todo lo contrario cuanto más claros sean más vivos, la intensidad estará ligada a la brillantez.



El color de los vinos blancos

En blancos se puede apreciar o definir de las siguientes maneras:

Amarillo incoloro, Amarillo pálido, Amarillo verdoso, Amarillo limón, Amarillo paja, Amarillo dorado, Amarillento, Topacio, Cobrizo, Caoba, Oro, Oro pálido, Oro verde, Oro fino, Oro viejo , Oro rojo, Dorado, Rojizo, Hoja seca, Castaño, Madera, Ámbar, etc..

Dentro de estos matices se puede hablar de ribetes, reflejos o irisaciones como por ejemplo, amarillo con ribetes verdes.



El color de los vinos rosados

En rosados los vinos se presentan entre la gama que va desde los rosas, hasta los anaranjados, pudiéndose hablar de:

Rosa, rosa violeta, rosa cereza, rosa frambuesa, rosa carmín, rosa anaranjado, rosáceo, rojizo, piel de cebolla, anaranjado, salmón, etc.



El color de los vinos tintos

Los términos mas usados para definir el color en vinos tintos son:

Partiendo de que los tintos son rojos serán: rojo claro, rojo oscuro, rojizo, rojo violeta, púrpura, violáceo, rojo cereza, picota, picota madura, bermellón, grosella, sangre, ladrillo, carmín, rubí, granate, rojo negro, teja, anaranjado, amarillento, marrón, etc.



Síntesis del análisis visual de un vino

La fase visual da a conocer ya, desde que se sirve un vino, el estado en que se encuentra, dejando entrever su edad y su crianza.

• Los blancos deben de ser claros

• Los blancos dorados dan signo de oxidación. Al envejecer se oscurecen.

• Los rosados cuando son jóvenes presentan unos colores más vivos, que con el tiempo se suele ir perdiendo sus notas rosas para pasar a colores piel de cebolla y pardos en fase oxidativa pronunciada, percibiéndose su falta de juventud y por ende su decrepitud

• Los tintos jóvenes tienen tonos nazarenos o cardenalicios, están en su momento óptimo de consumo.

• Las crianzas les dan ribetes teja.

• A mayor brillo mayor viveza de tono, denota un signo de acidez.

• La capa da idea de su elaboración, tiempo de permanencia del hollejo, acidez, etc.

• Los tintos deben de ser oscuros por lo cual un vino claro es signo de envejecimiento prematuro o por su crianza llegando a tonos pardos que igual a vino muerto o cadavérico.