CURSO DE CATA

Saber de Vinos

Entender de vinos es sinónimo de saber disfrutar de los sabores de la vida, y de poseer una sabiduría antigua que dota de un halo de distinción al conocedor.

España cuenta con una milenaria tradición vitivinícola. La gran variedad de nuestros suelos y climas ha generado una extensa gama de vinos, cada uno de ellos con una marcada personalidad distinta. El esmerado cultivo de las viñas, junto con una cuidadosa elaboración de muchos de estos vinos, les ha permitido alcanzar justa fama universal.



Estas circunstancias son las que han determinado la necesidad de reglamentar estos vinos con Denominación de Origen para protegerlos y regular su producción en todas estas fases.

Para que un vino pueda ser amparado por la Denominación de Origen, es necesario que haya sido producido y elaborado en zona de producción de esa denominación.



Los Reglamentos de cada Denominación de Origen establecen las variedades de vid que pueden cultivarse en cada una de ellas, las formas más adecuadas de poda de la viña, los limites de la producción por hectárea, etc., en definitiva reglamentan el cultivo, la elaboración y crianza de los vinos, para que cuando éstos lleguen al consumidor puedan ofrecer las garantías que éste exige.

En la actualidad son 65 las zonas vinícolas que gozan de Denominación de Origen, a las que puede incorporarse el cava, al tratarse de una Indicación de Calidad, ligada a una zona de producción (V.T.C.P.R.D.)

Desde la incorporación de España a la Comunidad Económica Europea, los vinos españoles considerados por la normativa comunitaria como “Vinos de calidad” producidos en regiones determinadas (V.C.P.R.D), son los producidos y efectivamente protegidos y comercializados por las Denominaciones de Origen, además del Cava, como vino espumoso de calidad producido en región determinada (V.E.C.P.R.D).