ANÁLISIS DE TRES AÑADAS DE CHIANTI


noticias del vino

Ha sido verdaderamente interesante el tener la posibilidad de confrontar durante dos días vinos de Chianti de diferentes añadas (2000 a 2004) y de diferentes productores de la región: muestras aún sin terminar junto a otras ya maduras, en la antigua Estación Leopolda en el centro de Florencia, con una perfecta organización del Consejo Regulador del Chianti Classico. El chianti siempre ha tenido vocación de extenderse por los mercados extranjeros y hábito de competir con otros vinos de países productores en los mercados internacionales.

 
Las gentes de Chianti siempre han mostrado un espíritu de lucha que ha permitido a su vino expandirse tanto en Italia como en el mundo desde los tiempos de los Médiciz cuando, en 1716, el gran duque de Toscana, Cósimo III, publica el primer documento conocido que delimita la geografía de la zona. 
 
Ha sido uno de los pocos vinos italianos que, hasta este momento, han soportado los duros envites de la crisis con un mínimo descenso de ventas: en la exportación ha mantenido su magnífica introducción en el mercado norteamericano (27%), Alemania (24%), Suiza (14%), Inglaterra (12%) o Japón (6%). Las exportaciones han descendido del 61% al 58% de su producción total mientras en el interior del país su mercado ha crecido del 39% al 42%. La búsqueda de nuevos mercados es una constante (China, Rusia, India, Escandinavia, Países del Este...) con campañas que buscan su presencia en estos compradores de nuevo cuño que consoliden este vino tan conocido en todo el mundo. 
 
Hoy la extensión completa del territorio abarca las 70.000 hectáreas, de las cuales 8.500 son de viñedo con una producción de unos 280.000 hectolitros. El número de socios del Chianti del Gallo Nero es de 540, de los cuales 283 son embotelladores con 140.000 hl y 18.500.000 de botellas (18% de Riserva). 
 
El gran desafío de los últimos años se basa en la vuelta a valorar el territorio pleno de historia donde siempre se ha desarrollado el chianti clásico que posee un patrimonio nada desdeñable de tipicidad unido a una tierra rica en cultura, historia y arte. Una región con verdadera vocación para elaborar vinos de calidad con sus terrenos de 'galestro' (marga desmenuzada), albero, arcilla o calizos que muestran su diversidad. El incomparable paisaje, respetado a lo largo de los siglos, de hileras de viñas que se alternan con cipreses, olivos o árboles frutales en unas colinas suaves y dulces que te invitan a volver o a no marcharte, como sucede con tantos periodistas de todo el mundo. 
 
 
El cálido 2003 municipio a municipio.
 
Después de una añada como la de 2002 cuyo resumen sería el de una difícil cosecha lluviosa con resultados finales de absoluta dignidad y mejores de aquello que podíamos augurar en un primer momento, nos llega el 2003. Aquí el calor ha dominado de una forma que nunca se había sufrido, al igual que sucedió en toda Europa. 
 
El resumen sería el de una añada con opiniones para todos los gustos donde la pericia de los viticultores ha sido definitiva en el devenir de los vinos. Aquellos productores que han trabajado bien con la masa foliar, han seleccionado la uva y han vendimiado antes han obtenido un vino más que digo incluso de una calidad alta. Desde un comienzo, se ha hablado de gran añada con mucha estructura y buena capacidad de envejecer. Las diferentes características de cada zona dictan la tipología de la uva y su maduración. Desde aquellas que se encuentran más bajas (San Casciano, la parte más baja de la colina de Greve y de Castellina o Castelnuovo Berardenga) donde la uva madura antes o aquellas donde la maduración es más lenta (Radda, Gaiole, Panzano en las partes más altas de Castellina). 
 
En San Casciano in Val di Pesa los vinos son alcohólicos, el tanino se muestra demasiado maduro para ser de sangiovese. Falta densidad en la boca, la acidez es más baja de lo habitual y la madera añade un tanino poco presente en la uva. 
 
Los vinos de Greve in Chianti también presentan un notable grado alcohólico y se distinguen por tener más color, un tanino acusado, la madera demasiado visible que impregna en exceso el resultado final, los ph son bastante altos y la evolución varía demasiado entre los diferentes productores. 
 
Sin embargo, el equilibrio es la característica de aquellos que proceden de Radda in Chianti. Las condiciones son diferentes respecto a otras zonas y la madurez, la buena definición y materia, la largura, densidad o recuerdo son los signos de referencia de la añada. El tanino es el habitual de la sangiovese, muy presente y largo pero maduro y suave, con una acidez marcada pero no agresiva. 
 
Castellina in Chianti muestra ejemplares que oscilan de un extremo al otro: unos con mucho color y otros muy abiertos, la materia no es excesiva, la acidez justa y el tanino muy marcado. Vinos que no reflejan las características habituales de una variedad como la sangiovese. 
 
Gaiole in Chianti ofrece vinos dispares según el lugar de donde provengan. La climatología ha sido muy variable con temperaturas más o menos cálidas. La acidez está presente y el tanino es largo y joven aunque no agresivo. 
 
Castelnuovo Berardenga es el lugar donde el calor ha causado unos efectos más devastadores con el resultado de unos vinos tremendamente alcohólicos, la fruta sobremadura, la acidez peligrosamente baja, los ph bajos con un tanino aportado principalmente por la madera. Las señas de identidad de los vinos son: densos, golosos, demasiado hechos e incluso algunos evolucionados. 
 
 
La prometedora añada 2004.
 
La cata de distintas muestras nos hace presagiar el devenir de una añada de verdadera calidad. 
 
Climáticamente, a diferencia de las dos anómalas añadas precedentes (2002 excesivamente lluvioso, 2003 excesivamente caluroso), ha vuelto la normalidad en el Chianti Clásico. 
 
Los meses de abril y mayo han disfrutado de unas temperaturas inferiores a la media de cada estación lo que ha significado un retraso en la fase inicial de brotación de las viñas. Este retraso ha obstaculizado la propagación de enfermedades como el mildiú y ha influido en las sucesivas fases fenológicas. 
 
La floración se ha retrasado más de una semana, así como el envero que habitualmente acontece a primeros de agosto y ha sucedido quince días después en 2004. Gracias a las abundantes precipitaciones del mes de mayo, los terrenos han acumulado una gran cantidad de agua que se ha ido liberando en los meses estivos. La maduración se ha desarrollado sin problemas, sin un stress que hubiera podido causar daños. 
 
Desde un punto de vista cuantitativo ha sido una añada rica. Como en pocas ocasiones, se han unido la cantidad con una calidad muy alta. Ha sido necesario un trabajo de gestión del viñedo severo, más de lo habitual (poda en verde, aclareo de racimos) que ha permitido reequilibrar los procesos fisiológicos de la planta con la correcta distribución de los azúcares y de los principales constituyentes nobles del grano (antocianos, polifenoles, aromas y enzimas). 
 
En septiembre, las diferencias térmicas entre el día y la noche fueron importantes durante todo el mes (con días calurosos y noches frescas) asegurando el mantenimiento de los componentes aromáticos presentes en las uvas. 
 
La alternancia climatológica de octubre (con días de sol y periodos de lluvia) han determinado una ralentización en la vendimia que ya, en el mes de agosto, se preveía tardía. 
 
Las variedades más precoces como el merlot y malvasía negra se recogieron no antes del 25 de septiembre, mientras las castas más tardías (sangiovese, cabernet sauvignon, canaiolo y colorino) se vendimiaron a partir del 10 de octubre (unas fechas de recolección que son similares a las de otros años). 
 
En bodega, el estado sanitario de las uvas ha sido óptimo a pesar de las precipitaciones constantes de los días que precedieron a la vendimia. El resultado es una magnífica maduración fenólica con uvas que proporcionarán una gran estructura con taninos que se caracterizan por su madurez. 
 
Como curiosidad, esta tabla representa los datos medios de las muestras analizadas: 
 
- Alcohol 13.42 
 
- Azucares (gr/l) 2.65 
 
- Ph 3.36 
 
- Acidez total (gr/l) 5.99 
 
- Acidez volátil (gr/l) 0.37 
 
- Extracto seco (gr/l) 30.32/27.76 
 
- Polifenoles totales 58 
 
- Intensidad colorante 7.65 
 
- Tonalidad colorante 0.72 
 
 
Una añada clásica de gran categoría: 2001.
 
La añada 2001 nació con la vitola de grande, algunos la consideraron 'la añada del siglo', con razón, porque era la primera del siglo recién estrenado (por eso era la mejor hasta ese momento). De los últimos años, sólo aquella del 90 y el 99, sin olvidar algunos magníficos vinos del 97, alcanzan su grandeza. Los parámetros meteorológicos alcanzaban casi la excelencia. Después de un invierno benigno y una primavera anticipada, la floración –en el mes de junio- se desarrolló de forma regular. Julio y agosto fueron meses calurosos y secos, típicos de un clásico verano mediterráneo. El calor diurno fue casi tan intenso como en el desalmado 2003, la añada más cálida en muchos decenios. Pero las tardes y las noches fueron sensiblemente más frescas, factor decisivo a la hora de mantener los aromas y la acidez de las uvas. 
 
Las lluvias fueron más abundantes que en el 98-99-2000-2003 pero, también, mejor repartidas lo que ayudó a evitar que los terrenos, principalmente los más jóvenes, sufrieran stress como sucedió con las añadas 98-2000-2003. Los primeros días de septiembre sufrieron un brusco cambio climático con temperaturas bajas y chubascos que refrescaron revitalizando la vid, mientras la segunda mitad de septiembre y los inicios de octubre vieron los días soleados que ayudaron a madurar la uva de forma definitiva. La fortuna ha sonreído a todas las castas sin excepción; a aquellas que son precoces y sufren el calor excesivo o la falta de lluvias como la merlot y a las tardías donde el prolongado ciclo vegetativo las ha permitido alcanzar un grado magnífico de madurez y de aromas (sangiovese, colorino,e incluso la cabernet sauvignon). 
 
Aquí si encontramos una añada de gran categoría y con un enorme potencial de envejecimiento. Ya lo prometían el año pasado los vinos de añada y ahora lo confirman los Riserva. 
 
Los vinos son frescos con buena acidez, largos, estructurados con una frutosidad destacada que sobresale. Los mejores son complejos, minerales, amplios con distinción y un tanino largo y rugoso típico de los buenos sangioveses toscanos pero dulce y suave como sólo sucede cuando los veranos son calurosos. 
 
Interesante fue el debate en el que se enfrascaron tantos productores de si se debía vendimiar antes mirando el azúcar, la acidez o el ph o después y esperar a la madurez fenólica completa que es lo que hicieron buen número de bodegas. El resultado es un vino que aúna potencia con elegancia, equilibrio con riqueza y densidad. 
 
 
Proyecto Chianti Classico 2000.
 
Allá por el año 1988, el Consejo Regulador del Chianti con la colaboración de las Universidades de Florencia y Pisa y el patrocinio del Ministerio de Agricultura italiano y la Municipio Europea, creó un proyecto de investigación y experimentación llamado “Chianti Classico 2000”. Se investigaban todos los aspectos que pudieran influir en la calidad del vino. Previendo que ese año era el indicado para replantar muchas de las viñas que nacieron en los años 70, se estudiaron los terrenos, se seleccionaron los mejores clones de sangiovese, la densidad de plantación, los portainjertos, sistemas de conducción, prácticas de cultivo, el material vegetal y las plantaciones se iniciaron bajo unos criterios mucho más modernos e innovadores en viticultura para sustituir los viejos viñedos. Hay una parcela de 25 hectáreas experimental que sirve de avanzadilla para los estudiosos porque están dedicadas al estudio del material vegetativo y el comportamiento de los nuevos clones de sangiovese y de otras castas utilizadas en el Chianti. Los resultados se están comenzando a ver y con ello uno de los principales objetivos del proyecto de investigación, que permitirá a los viticultores sustituir las uvas procedentes de cepas viejas con nuevos clones que tienen su origen en el territorio del Chianti. 
 
 
Los mejores de 2003.
 
Chianti Classico 2003 San Jacopo 15.5/20. Castello Vicchiomaggio.
Chianti Classico 2003 15.5/20. Il Colombaio di Cencio.
Chianti Classico 2003 15/20. Querciabella.
Chianti Classico 2003 15/20. Le Fonti.
Chianti Classico 2003 15/20. Le Miccine.
Chianti Classico 2003 15/20. San Fabiano Calcinaia.
Chianti Classico 2003 14.5/20. Borgo Scopeto.
Chianti Classico 2003 14.5/20. Casa Sola.
Chianti Classico 2003 Castelgreve Lessenziale 14.5/20. Castelli del Grevepesa.
Chianti Classico 2003 14.5/20. Castello di Fonterutoli.
Chianti Classico 2003 14.5/20. Catello di Verrazzano.
Chianti Classico 2003 14.5/20. La Sala.
Chianti Classico 2003 14.5/20. San Felice.
Chianti Classico 2003 14.5/20. San Leonino.
Chianti Classico Montornello 2003 14.5/20. Tenuta di Bibbiano.
Chianti Classico 2003 14.5/20. Villa Cafaggio.
Chianti Classico 2003 Contessa di Radda 14/20. Agricoltori del Chianti Geografico.
Chianti Classico 2003 14/20. Canonica a Cerreto.
Chianti Classico 2003 14/20. Carpineto.
Chianti Classico 2003 14/20. Casale dello Sparviero.
Chianti Classico 2003 14/20. Casa Emma.
Chianti Classico 2003 14/20. Castello di Querceto.
Chianti Classico 2003 14/20. Fattoria di Corsignano.
Chianti Classico 2003 Bello Stento 14/20. La Madonnina.
Chianti Classico 2003 Le Corti 14/20. Le Corti Corsini.
Chianti Classico 2003 Le Bandite 14/20. Lornano.
Chianti Classico 2003 14/20. Villa Calcinaia.
Chianti Classico 2003 14/20. Villa S. Andrea.
 
 
Los mejores Chianti Classico Riserva de 2001.
 
Chianti Classico Riserva La Prima 2001 16.5/20. Castello Vicchiomaggio.
Chianti Classico Riserva Monteghiachi 2001 16/20. Agricoltori del Chianti Geografico.
Chianti Classico Riserva Petri 2001 16/20. Castello Vicchiomaggio.
Chianti Classico Riserva Vigna del Sorbo 2001 16/20. Fontodi.
Chianti Classico Riserva I Massi 2001 16/20. Il Colombaio di Cencio.
Chianti Classico Riserva 2001 15.5/20. Casa Sola.
Chianti Classico Riserva 2001 15.5/20. Castellare in Castellina.
Chianti Classico Riserva Il Poggiale 2001. Castellare in Castellina.
Chianti Classico Riserva Il Rotone 2001 15.5/20. Il Mandorlo.
Chianti Classico Riserva 2001 15.5/20. Villa Calcinaia.
Chianti Classico Riserva 2001 15/20. Carobbio.
Chianti Classico Riserva 2001 15/20. Fattoria Le Fonti.
Chianti Classico Riserva Il Grigio 2001 15/20. San Felice.
Chianti Classico Riserva 2001 15/20. San Leonino.
Chianti Classico Riserva Misciano 2001 14.5/20. Borgo Scopeto.
Chianti Classico Riserva Clemente VII 2001 14.5/20. Castelli dei Grevepesa.
Chianti Classico Riserva 2001 14.5/20. La Madonnina.
Chianti Classico Riserva Don Alberto 2001 14.5/20. Le Miccine.
Chianti Classico Riserva di Fizzano 2001. Rocca delle Macìe.
Chianti Classico Riserva 2001 14.5/20. Villa Cafaggio.
Chianti Classico Riserva 2001 14.5/20. Villa Mangiacane.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. Badia a Coltibuono.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. Casaloste.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20.Castello d’Albola.
Chianti Classico Riserva Berardo 2001 14/20. Castello di Bossi.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. Castello di Lucignano.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. Castello di San Donato in Perano.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. Concadoro.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. Fattoria di Corsignano.
Chianti Classico Riserva Terra dei Cavalieri 2001 14/20. Fattoria La Logia.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. La Sala.
Chianti Classico Riserva Petresco 2001 14/20. La Cinciole.
Chianti Classico Riserva Vigneto San Marcellino 2001 14/20. Rocca di Montegrossi.
Chianti Classico Riserva 2001 14/20. San Martino.
Chianti Classico Riserva Croce 2001 14/20. Terrabianca
 


FUENTE : http://elmundovino.elmundo.es/